divendres, 15 de juliol de 2011

De putes i ereccions



Ahir a primera hora del matí em van cridar del departament de policia judicial de la Guàrdia Civil per un cas d'agressió sexual. Em van informar que el detingut, un xic d poc més de trenta anys, havia agredit una prostituta de polígon industrial i que li havia furtat la recaptació, que era, segons la puta, de 400 euros.

Com és de suposar, el cas tenia tots els elements necessaris per esdevenir inefable i destrellatat.

El detingut s'oferí a declarar i la primera pregunta fou:

- ¿Qué tipo de servicio encargó usted a esta prostituta?

I el detingut, molt tranquil i col·loquial, contestà:

- Una mamada. Le dije que me hiciera una mamada.
- ¿Quiere que lo haga constar tal cual?
- ¿Qué le parece, agente, si decimos que encargó “una felación”? -vaig intervindre.
- Sí, sí... “una felación” mucho mejor.

Eixe mateix matí, el detingut passà a declarar al jutjat i la jutgessa tampoc va voler deixar cap interrogant obert:

- ¿Contrata usted habitualment este tipo de servicios?
- No, señoría, es la primera vez, se lo juro.
- No hace falta que jure nada, sólo conteste la verdad.
- De verdad, señoría, que es la primera vez... ¡si estoy felizmente casado!

Bravo, bravo, bravo.

La jutgessa continuà repassant tots els extrems del cas, fins que vam arribar a un punt clau de la investigació: si el meu client s'havia escorregut o no.

- ¿Tiene usted problemas de erección?
- ¿Yo?
- Conteste la pregunta, por favor.
- Que no, que no... si además tengo familia: tengo una hija de tres años.
Bravo, bravo, bravo. Bravissimo!

El pitjor de tot, però, tingué lloc a l'eixida del jutjat, on ens esperava el pare del client:

- Pero, hijo, ¿se puede saber qué has hecho?
- Nada papá: que el otro día paré en el polígono y me subí a la furgoneta una de las chicas que hace la calle, y ahora dice que la he violado y que le he robado 400 euros.
- ¿Subiste una puta a la furgoneta de tu hermano? ¿Pero tu has perdido la cabeza?
- Papá, fue una tontería...
- Si no necesitan nada de mí, creo que me voy... -vaig intervindre.
- ¿Una tontería? ¿Te parece una tontería follar con una chica de la calle, teniendo una mujer y una hija pequeña en casa? ¿Se puede saber en qué estabas pensando?
- No pensaba, papá, no pensaba...
- No sé como no te arranco la cabeza, hijo. No lo sé... Porque claro, esto no sé donde lo has aprendido... -i el pare em mirà i preguntà: Dígame, abogado, ¿cómo ha ido la declaración de mi hijo?

Vaig mirar el pobre home als ulls i vaig mentir:

- Mal del todo no ha ido, la verdad. Podía haber sido mucho peor.

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails